jueves, 7 de enero de 2010

Caja de té


Esta es una caja de madera con cuatro divisiones, a la que le pintamos la parte inferior con acrílico verde oliva. Hasta ahí, ningún misterio.
Quizá lo que parece, y digo parece, más elaborado es la tapa.
¿Viste esos papeles de regalo que, en realidad, son papel madera fantasía? Bueno, elegí uno de esos. Mejor dicho: alguien me regaló algo en ese papel que me gustó porque tenía tonos marrones, siena, algo de dorado viejo. Pero ojo: es papel madera. No tiene plastificado, no tiene brillitos, no tiene nada raro.
Trocé con la mano ese papel (después de sacar el regalo de adentro), cosa que los bordes quedaran rugosos. Queda demasiado estructurado hacerlo con tijera. Las manos, las manos para todo...
Y entonces, con pegamento de empapelar, una pinceleta de cerda y el mp3 en las orejas, tranquilamente fui forrando la tapa de la caja. Para que quede prolijo, te pasás un poco con el papel en los bordes, y después lo cortás con un cutter filoso (lo que sobra, ojo)
Ya está. Ahora buscamos una etiqueta en alguna revista (yo la saqué de una de pintura decorativa), le sacás una fotocopia en papel común y la envejecés con un té muy recargado (por eso tiene que ser una fotocopia común, porque cuando le pasás el té, si lo que conseguiste es otra cosa, se corre como una media).
Una vez envejecida la etiqueta, la pegás con el mismo pegamento en el centro, o en un costado, o donde quieras. Y todavía no terminamos. Es necesario hacer un pequeño trompe l'oeil (engaño al ojo) para que nos quede más chula la caja.
Y acá viene la técnica del flotado*, con un pincel angular* y acrílico sombra tostado. Flotamos alrededor de la etiqueta, para despegarla del fondo, y dar la impresión de volumen. No flotamos todo el contorno, sino una parte.
Si queremos un efecto mayor de envejecido, podemos imitar roturas en la etiqueta con un pincel liner* y acrílico negro. Sobre la etiqueta, en la zona de la rotura, hacemos un flotadito con siena natural.
Y ahora sí, por fin, la tapa está lista para que le pasemos dos o tres manos de goma laca (no te olvides de limpiar el pincel con alcohol, para que no lo tengas que tirar a la basura).
*flotado: mojamos el pincel angular en agua, en un papel de cocina le sacamos la mayor cantidad de humedad, pero no toda, cargamos en la punta del pincel el color que queremos aplicar, y pincelamos. El agua que quedó en el pincel hace que la pintura de la punta "flote" y logre un esfumado.
*pincel angular: es un pincel de fibra sintética cortado en chanfle.
*pincel liner: es un pincel muy, muy fino, que se usa con la pintura a punto tinta (¿se acuerdan de la tinta china?). Es como el delineador que usamos en el maquillaje.
Y después de esto: regalamos la caja a alguna amiga y quedamos como diosas. Voilá.

2 comentarios:

  1. Me gustó mucho tu blog. Acabo de descubrirlo buscando info para una duda que tengo. Si sabes algo pasamelo ¿qué tal los indelebles sobre piel sintética, digamos para tunear zapatillas?

    ResponderEliminar