domingo, 5 de septiembre de 2010

Ví luz y entré...


Qué cosa...Tenía más que olvidado a este bloguito creativo. Y me da papelón que los amigos que me siguen abran la puerta y no encuentren nada nuevo. Pero pasa que me abrí una cuenta en el féis y allí subí toooodas mis creaciones creativas.
Por eso no vine por acá. Y hoy ví la luz que todos ellos dejaron prendida, y acá va...


Tabla para pizzas, picadas, tortas, facturas, y todo lo que se les ocurra:

Hace un tiempo, en los todo por dos pesos, te vendían estas tablas redondas muy mononas que se pueden usar de un lado y pintarlas del otro. Cuando no estás morfando una pizza, colgás la tabla en la pared de la cocina y los gatitos simpáticos te observan tomando mate.
Fijate que es requete simple.

Después de darle una buena lijada para que todo sea más prolijo, das la base acrílica de UN solo lado de la tabla. El otro, el que vas a usar para la comidita, se deja como está. Ojo con ponerle aceite, porque el fibrofácil suele protestar regalándote un olor medio rancio que después te arruina la picada con amigos.
Así que, pintura de base, dos manos, fijate que en el modelo es verde seco y marfil el círculo central donde vas a calcar esos dos gatitos. Y después, sólo pintar prolijamente, porque no hay técnicas raras. Pintura plana, como en nuestras mejores épocas hipponas. Y un delineado que, si no te animás, lo hacés con una fibra indeleble. Si te resulta, si te animás, en el borde marfil le hacés una sombrita sobre el verde, como si el círculo blanco fuera una etiqueta superpuesta sobre la tabla, incluso con algunos lugares rotos por el uso (agrandá la foto y ahí se ve).
Pequeño detalle: si vas a delinear con un pincel liner y acrílico negro no te digo nada. Pero si, como yo que a veces soy bastante haragana, usás el benemérito marcador negro indeleble, atenciónnnn: la superficie pintada debe tener una mano de barniz al agua antes de delinear. ¿Pour quoi? Porque si lo hacés sobre el acrílico directamente, este señor, el acrílico, te empasta la punta del marcador y no vas a poder delinear ni un centímetro, además de acordarte no muy bien de mí, de los gatos, de las picadas que ibas a hacer, y todo lo demás.
Después, si querés, sí, barniz brillante o satinado sintético, porque esta tabla estará en la cocina. Y necesita una limpieza fácil. Acordate, el revés, donde van a ir los quesitos, no se toca. El fibrofácil se limpia fácil (je) con una esponja, como cualquier plato. Sin meterlo debajo de la ducha, por favor!!!.
Un detallecillo campestre: hebras de hilo sisal en el cogote de la tabla, como un collarcito para la coqueta.
Y que tengas una buena picada...

Si me buscan en el féis.....me van a encontrar. Gra Arte, así de simple.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada